PREPARANOIDE

POSTPARANOIDE narra la vida gráfica de palabras. Gracias a quienes no saben que desarrollan su contenido: no existe relación humana caduca.

28 de septiembre de 2019.

Parecía que el agua se despidiera de Bogotá. Llovía indolentemente. El taxista que milagrosamente se detuvo me advirtió en acento de barrio profundo, que aunque yo era su rey, resultaba imposible llevarme a Chapinero: las alcantarillas habían hablado y despachaban insultos ininteligibles. “Esto es serio” afirmó: “podría entrarle mierda al motor”. Una ola de 14 metros me estrujo al asiento trasero del carro y tiburonicamente tiro la portezuela. Entendimos que todo esto era un mal chiste y que estaríamos juntos un rato.

El taxi subió contra corriente hacia Chapinero. Se veía todo con hipermetropía: el agua y el vapor entumeciendo al tiempo, las sirenas policiales navegando histéricas de azul a rojo, los ríos amarillentos haciendo toser motores y arrebatando glamour a hipsters y a sus bicicletas. En algún momento de esa fritura acuosa llego la frase quebrantadora del chofer: “Nooooo mi rey: es Noé o Yo…”. Tenia razón. Me baje en uno de los andenes que aún flotaban. Y en el suelo, frente a mis zapatillas nuevas y de descuento, a media asta de agua, había una rosa blanca y una sombrilla.

Aún me da escozor recordar- pensar en lo ridículo que me veía ahí: mirando paranoico a cada lado, flotando en pleno parque Divino Salvador, con un océano cayendo sobre cada cabeza bogotana, ante a una rosa-blanca atropellada y una sombrilla semi estrangulada.

Se exactamente como me veo en esas circunstancias. Ignore la rosa y tome la sombrilla. De nuevo mire a todos lados y me fui en medio del candor ridículo que suele caracterizarme. Sumergí las zapatillas azules y las botas del pantalón en la sopa espesa que cocinaba por igual a vendedores ambulantes,rezanderos desprevenidos saliendo de misa y perros y gatos de la caracas con 54.

Los cristianismos ya no saben que hacer en tiempos de elecciones.

PD: Como testimonio de veracidad dejo el registro de la rosa. La sombrilla la deje en otra calle, cerca a mi casa a disposición de otro navegante y bien lejos de la rosa.

17 de septiembre de 2017.

El conductor del taxi persistía en muy cortas palabras con seguir por la carrera 17. No me despertaba desconfianza. Era evidente que estaba en un nuevo trabajo, que no conocía la ciudad, y la 17 hacia parte de su micro mapa de reconocimiento. Algo molesto le pedí que siguiera por la ruta que yo le iría indicando. Nos detuvo un cruce. Entre las dos eternidades que dura en cambiar un semáforo en el domingo bogotano, el hombre por fin dijo más de tres silabas seguidas: “Qué esquizofrénico el semáforo: ¿por qué no se quedará siempre en verde?”

22 de febrero de 2017 · 

Encontré un papel envuelto en un taxi. En él, había una uña y una nota: ” Cuando muera asustaré en este carro”

30 de mayo de 2017 · 

El conductor del taxi nos contó, pertenecía a una secta emblemática en artes ocultas y relaciones interestelares. El audio que hacía de fondo al viaje entre chapinero y el centro, instruía en como canalizar la energía interna siguiendo el ejemplo de grandes maestros babilónicos, sacerdotes egipcios, cábalas judías, rituales africanos, un par de estrellas pop británicas, una colombiana y dos coreanas. 
El final del viaje coincidió con el fin del audio. Mientras recibía el pago, el conductor se queda mirando a mi compañero y le dice: “tú tienes el don, tú tienes dormido todo el potencial psíquico…” 
Mientras arrancaba el taxi, sonó en la radio: “Smooth” de Santana/ Rob Thomas. 
Sentí rabia mezquina: Yo sabría sacarle más provecho a esos poderes.

15 de julio de 2019 ·

Contra todo Autorretrato.

15 de julio de 2019 ·

Las cosas se cansan de su esclavitud de ser cosas: se disfrazan de otro destino, nos confunden, se vengan anticipadamente de nuestro olvido.

23 de mayo de 2017 ·

Hoy esperando subir a un 7mo piso, escuche desde afuera al ascensor hablando solo. Decía: “Tercer piso. Abriendo puerta”. Pobrecito el ascensor.

15 de noviembre de 2018 ·

Siempre he tenido una relación neurótica con los aparatos electrónicos. Hoy el cajero electrónico me arrojo mis últimos céntimos. Tras esto ha empezado a gritar” : POR FAVOR, RETIRE SU DINERO”. Yo entre en puro azare. Mire a todo lado, le tape con la mano la ranura para insertar la tarjeta considerando que eso iba a bajarle el volumen. Salí despavorido. Dos cuadras adelante, seguía gritándome:” POR FAVOR, RETIRE SU DINERO”.

12 de mayo de 2018

En el fondo todo restaurante de prestigio vacila amenazante con volverse un corrientazo: eludir su responsabilidad  con los caldos gourmet y volver  a la densidad de los hervidos y las sopas cremosas de papa y pollo desbaratado.

18 de agosto de 2018

“Estoy demasiado tranquilo. Algo terrible debo estar planeando”

12 de agosto de 2018

Me encontré esto de Mishima: “Lo bello siempre me intimida. Y eso no es todo, porque en ocasiones me envilece.”

22 de julio de 2019

Ahora soy mi propio vecino detestable que años atrás ponía la misma canción a todo volumen.

19 de noviembre de 2019

De las dos abuelas prefiero hablar enfáticamente de una. De los abuelos supe poco. Mudos patriarcas, aún miran, sospechosos, desde los álbumes plastificados y atesorados por las tías.
Mi mamá en cambio decidió no hacer más álbumes. Comenzó por recortar de las fotografías familiares la silueta de papá. Luego las de los parientes que durante los últimos años le habían dejado de hablar. Finalmente ya no uso ningún álbum, sino que hacia paqueticos con fotos que acumulaba por ahí y luego perdía.
Su hábito de empaquetar fotos tuvo una edición estelar, cuando tres tiros sopranos cruzaron la espalda de su esposo mientras este entraba a un Café. Nos consta que de fondo, en el sitio, sonaba una canción de Agustín Magaldi.


La nueva viuda ya no tuvo a quien recriminar con recortes fotográficos; los álbumes familiares quedaron parcialmente ciegos y Agustín Magaldi se convirtió en un fantasma que se agazapaba en la cocina todas las noches.
Pero empecé hablando de mi abuela: de la mala. Su fisonomía me llega ahora como la de una momia preservada en leche(1). Herede de ella el patetismo de perseverar en el error y sacar la nariz en último momento para resoplarle al mundo: “…y no me arrepiento”.
Terca, brutal y arrogante. No la quise ni aprecie: preveía su legado. Por muchos años fui el sobrino menor entre una casta con doce mil tíos de uñas limpias los domingos y aliento campesino entre semana. De ellos aprendí como la contradicción es un elemento fundamental de la realidad. Tras recordar las terribles sentencias o el abominable ardor de los pellizcos de la abuela, pasaban a exaltar sus dictámenes como ejemplo de justicia plasmándola incorrupta sobre una postal de cristiana devota y virginal
( Recuerdo ahora, un texto perdido, de algún autor Peruano, que escribió como la coherencia fue el más efectivo relato y la más inteligente estrategia de control entre religión, psicología y política durante siglo XIX occidental).
Pero volvamos al pasado. Jamás me sentí allegado a la Abuela ni a sus espacios. Asistí a su funeral con el auténtico deseo de tropel y montado en sensibilidad perruna: Iba con la tarea de percibir el mínimo resoplo de algún pariente ante la presencia de mi madre y de su hermana melliza, y tras ello armar un no sé qué mierdero de patadas y dientes, que es lo más letal que tenía uno a las once años.
Mi madre y mi tía, desde antes, habían sido expulsadas del álbum familiar y del coro de hijas de la abuela por asuntos básicamente católicos que enlodaban por igual la cara de mis tres hermanos, de sus hijos, y de los hijos de sus hijos por los siglos de los siglos. Ninguno de los que iniciaron esta ola de odio protagonizan de forma trasversal, es decir en conjunto, la totalidad los álbumes familiares. Aparecen como una eventualidad amarillenta rescatada por el scanner de un nieto curioso. Sus herederos hicieron por ellos, lo más sabio que podían hacer: olvidarlos.
Odio con fervor las fotos de mí mismo.
(1) Umberto Eco, sobre Ubertino Casale